Un año más estamos en este maravilloso mes de enero que además de frío suele ser el de los propósitos para el resto del año y una especie de actualización de nuestras vidas.

La mayoría de personas aprovechando la última campanada de la noche del 31 de diciembre se proponen hacer algunas cosas nuevas en el año que entra. A parte de que muchos gimnasios lo agradecen, hay que reconocer que tiene mucho sentido que en un momento de cambio, y qué mejor que el cambio de año, hagamos ese pequeño repaso de aquello que sé que debo mejorar o cambiar y me comprometa, conmigo mismo o con alguien, a cambiarlo o mejorarlo.

En esto de los propósitos y dejando al margen quitarme algún vicio o tener una vida más sana y hacer más deporte, formarme o formar a mis colaboradores es uno de los clásicos. ¿Cuantas veces durante el año me he peleado con un Excel y no he sabido cómo demonios hacer una tabla dinámica que me facilitase hacer el informe mensual?, o ¡qué mal lo paso cada vez que tengo que hacer una presentación a clientes!, ahora estamos a tiempo de que esto cambie, tenemos todo el año, para pensar, buscar, elegir y hacer esa formación que me ayude a ser mejor profesional y quizá incluso mejor persona.

Una última reflexión, ¿cuánto tiempo dedico a repasar si he cumplido aquellos propósitos del año nuevo anterior?, sería un verdadero éxito poder decir, “pues si este 2018 he pasado más tiempo con mis hijas, o he quedado con mis amigos del colegio a cenar de vez en cuando”. Y por supuesto será un éxito pensar, “menos mal que hice aquel curso que me permitió incorporarme a mi puesto de trabajo”.

¿Te has planteado ya algún propósito para mejorar tu formación este año?, desde SDS training o deseamos a todos feliz 2019.