}

Lun - Vie: 9am - 2pm y 3pm - 8pm

info@sdstraining.es

+34 910 11 33 02

En estos últimos días hemos impartido varios grupos de formación de Hablar en público y entre los asistentes ha habido desde profesionales muy cualificados y con mucha experiencia, hasta alguna persona muy joven que apenas había tenido necesidad de hablar en público.

El enfoque que en SDS training damos a esta formación parte de un axioma que una y otra vez se demuestra cierto “nadie que esté descontrolado emocionalmente (es decir nervioso), comunicará de manera eficaz aquello que quiere comunicar”. Por ello lo que buscamos sobre todo es normalizar la situación de comunicar a otras personas, haciendo un paralelismo con la situación de comunicar en un entorno de confianza y extrapolándolo a cualquier situación comunicativa.

¿Quién no sabe comunicar con pasión cuando cuenta a un grupo de amigos algo que le apasiona?, o ¿quién no es capaz de hacer ver a otra persona que está muy enfadado si es que lo está?, seguro que todos nosotros lo hacemos con facilidad y sin tener que estar pensando demasiado en cómo hacerlo. Pues bien, hablar en público es tan sencillo como esto, pero nos vemos limitados en nuestras capacidades comunicativas por algo tan sencillo como la expectativa de lo que se espera de nosotros y la sensación que hablar en público es más complicado de lo que en realidad es.

Por supuesto que con esto no vale para ser un gran orador, pero es el punto de partida, los que nos dedicamos a ayudar a otras personas a mejorar en esta esencial habilidad profesional (y también personal) también trabajamos en habilidades como el uso de la mirada, del movimiento, de la posición, de las pausas y de los silencios, del tono, de la estructura del mensaje que queremos transmitir, de la asertividad, etc. etc. pero en SDS partimos de que sin una seguridad en ti mismo, aplicar todas esas herramientas será más parecido a actuar que a comunicar.

Últimamente me ha gustado mucho la frase de Virgilio que decía, “pueden porque creen que pueden”, y es que a partir de esa creencia podrás desarrollar tus capacidades de hablar en público y de muchas más cosas. Atrévete a desarrollar estas habilidades que sin duda te ayudarán tanto en tu carrera profesional como en tu vida personal.

¿Has pensado alguna vez en lo divertido que puede llegar a ser hablar bien en público?