}

Lun - Vie: 9am - 2pm y 3pm - 8pm

info@sdstraining.es

+34 910 11 33 02

Después de varios grupos de nuestra formación en Hablar en público me gustaría compartir algunas experiencias contigo por si te pueden ayudar en algo en tu siguiente presentación.

1º Sigo sin entender por qué profesionales con carreras muy brillantes siguen considerando que hacer una presentación en público es una situación “desagradable”. Esa predisposición mental a una situación hace que sea muy muy muy difícil realizarla con éxito y con eso hay que acabar desde el minuto 0. Piensa que sabes perfectamente de lo que tienes que hablar, (créeme, muy rara vez tendrás que hablar de algo que no sea tu campo de conocimiento y experiencia), que además lo normal es que tengas algo de tiempo para preparar bien esa exposición, a partir de ahí todo será más fácil.

2º ¿Por qué cuando hablas con tus amigos, conocidos, familiares, etc. lo haces sin dotar a esa situación del dramatismo que dotamos a una presentación profesional?, y qué curioso que de una manera u otra, te escuchan y entienden perfectamente lo que quieres trasmitir. Es tan sencillo que me da un poco de vergüenza decirlo pero, solo tienes que hacer lo mismo, sin más. Habla expresivamente, utiliza tus manos, tu mirada, tu voz, tu cuerpo entero para comunicar, se natural, y el público entenderá perfectamente lo que dices, para qué lo dices y qué deben hacer después.

3º Aunque no sea siempre un buen consejo y haya que entrecomillarlo un poco; fíjate en los que creas que lo hacen bien. En todos encontrarás algunas características comunes: son naturales y tienen confianza y seguridad en sí mismos. Entiendo y sé por experiencia en muchas formaciones que, no todo el mundo posee un alta imagen de sí mismo ni se sienten cómodos de cara al público (especialmente con desconocidos o personas a las que se considera de una jerarquía superior), aquí hay que trabajar desde un punto de vista personal, “¡quiérete un poco más!”, el primero que se tiene que valorar es uno mismo y de ahí para fuera.

4º Lo que dices importa, piensa bien qué quieres que se quede en las cabezas y las emociones de las personas a que te diriges. Piensa que después de escuchar a alguien hablar durante una hora te quedará, algún concepto o idea esencial (que tardarás en reproducir uno 45 segundos) y una serie de emociones e impresiones personales que son esenciales en el mensaje. Debes ser estratégico y determinar con precisión qué idea clave quieres trasmitir, que emociones quieres que permanezcan en el público, si lo haces bien, enhorabuena, habrás triunfado.

Con estos pequeños consejos seguro que la próxima vez que vayas a hablar en público te sentirás un… 3% mejor, si quieres que sea un 90% mejor, acude a una formación, nosotros tenemos una que sabemos da buen resultado, pero en el mercado hay muchas más. Como decía aquel anuncio de detergentes del siglo pasado, “busca, compara y si encuentras algo mejor, cómpralo”.

Pero para que termines de animar te dejo una idea para que pienses en ella, una de las principales carencias de los profesionales en España es la incapacidad o ineficiencia para realizar presentaciones, si quieres desarrollarte y crecer profesionalmente por aquí pasan muchas de las oportunidades.