¿De verdad es tan importante el Excel?

Vamos a hablar de algo tan obvio que creo que es hasta una simpleza. Sí, manejar herramientas ofimáticas, especialmente Excel, es simplemente imprescindible en la práctica totalidad de puestos de trabajo que conocemos.

Cerca de comenzar el año 2019 y en plena era de la tecnológica, trabajar sin contacto con un ordenador es casi imposible, no ya solo en administración y finanzas, recursos humanos, planificación, IT, marketing, diseño, estrategia, comercial, logística, etc. etc. sino también en profesiones como abogado, camarero, limpieza, profesor, hostelería, etc.

Desde hacer una sencilla tabla de gastos, hasta una base de datos con cientos de miles de registros y en la que apliquemos largas funciones para trabajar la información, el Excel será nuestro amigo (o nuestro enemigo…) inseparable.

He conocido personas que “piensan” en Excel y parece una herramienta mágica en sus manos, pero también he visto profesionales que sin duda deberían manejarlo mejor. Llegar a ser uno de esos expertos a que me refería es cosa de años de experiencia pero, qué duda cabe que también de formación.

Ser autodidacta y buscar un vídeo tutorial en youtube de por ejemplo cómo hacer una tabla dinámica, sirve para salir del paso, pero saber Excel es conocer sus utilidades, su enorme potencial y disponer de él según las necesidades que uno tenga. Javier, uno de nuestros mejores formadores, siempre dice que lo difícil no es el Excel, es el trabajo y creo que tiene razón. Excel es sólo una herramienta pero si no sé lo que me puede ofrecer, me servirá para muy poco.

Si ya estás convencido de que sin Excel poco menos que no se puede vivir, ahora te toca determinar y elegir cómo vas a aprenderlo, tienes vídeos, una compañera de trabajo que sabe mucho, el jefe que te soluciona alguna duda o tu vecino del tercero que es un figura…todos esos son los tan habituales “parches” que equivalen a (tirando del refranero popular), pan para hoy y hambre para mañana.

¿Cuál es la opción más fiable?, fórmate en Excel. Apréndelo partiendo de tu nivel actual y busca alcanzar unos objetivos de uso reales, una vez hecha esa formación, practica, trastea (no es tan fácil cargarte algo como piensas), y ponlo en práctica. Seguro que luego podrás seguir creciendo en el uso de esta maravillosa herramienta que te hará el trabajo y la vida más fácil.

Y por último nuestra recomendación, la formación mejor presencial, en ella podrás solucionar dudas y “atranques” en vivo e inmediatamente con el formador. La formación mejor práctica, tecleando haciendo ejercicios y tablas, así no se te olvidará. Fórmate siempre con buenos profesionales.

La próxima vez que tengas en tu trabajo que utilizar Excel, verás la diferencia.

¿Cuándo empiezas tu formación?