Entre diciembre y enero todos hacemos, de una manera u otra, un repaso de lo que hemos hecho bueno y malo en estos últimos doce meses y unos propósitos para el nuevo.

Evaluación del año pasado y propuestas para el nuevo año.

A nivel personal, seremos muchos los que nos propongamos hacer más deporte, leer más, o pasar más tiempo con nuestros hijos, después de haber constatado que hemos hecho poco deporte, leído lo justito y trabajado demasiado para llegar con ganas a casa de charlar con los niños.

En la esfera profesional tampoco es demasiado diferente, haciendo mi evaluación del año, algo parecido a mi propia evaluación del desempeño, puedo comprobar que necesito mejorar mi inglés, que tengo que cambiar en mi relación con ciertos clientes difíciles, o que debo ser más eficiente en mi desempeño diario y centrarme en lo importante.

En SDS training, en la mayoría de formaciones de las áreas de Ventas, Atención al cliente y de Habilidades directivas, empezamos la formación por un clásico del análisis de situaciones, el siempre útil DAFO (acrónimo de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), que nos permite ver cualquier situación desde dentro y desde fuera, y además nos permite establecer estrategias de mejora para las Debilidades y Amenazas y de reforzamiento para las Fortalezas y Oportunidades.

Quizá hoy sea un buen día para hacer uno, y seguramente en muchas de estas evaluaciones, si las hacemos como se dice “con la mano en el corazón”, aparecerán algunas cuestiones interesantes para cada uno de nosotros. Me permito un ejemplo muy cercano a nuestro día a día.

Debilidad; este año, he hecho 3 presentaciones a clientes y durante las mismas he notado que no soy capaz de expresar como yo quería el mensaje al público, me he notado nervioso e inseguro y la verdad es que si pudiera no haría más.

Amenazas; si las próximas presentaciones que tengo que hacer dan el mismo resultado, es muy probable que elijan a alguno de mis compañeros de equipo para hacerlas y eso desde luego no me va a ayudar.

Fortalezas; lo curioso es que yo soy la persona que más sabe del producto que vendemos, el que más experiencia tiene y el que incluso ha formado a la mayoría de los miembros del equipo.

Oportunidades; si fuese capaz de mejorar en esto de hacer presentaciones…seguro que además de disfrutar de estas situaciones, reforzaría mi posición en el equipo y tendría mejores opciones de desarrollo.

Así que si encuentras un hueco en este mes de diciembre para hacer tu evaluación del año y tus propósitos del año próximo y te animas a hacerlo por medio de un DAFO, seguro que durante 2020 notarás como mejoran tus habilidades y desarrollas nuevas habilidades, ¿te has fijado ya un día para autoevaluarte?  

Aprovechamos este último post del año para desearos a todos un maravilloso año 2020 lleno de buenas noticias para todos.

MENU
SDS Training
CURSOS