}

Lun - Vie: 9am - 2pm y 3pm - 8pm

info@sdstraining.es

+34 910 11 33 02

Cada vez que queremos comprar algo pensamos si su precio es el adecuado o no. Por supuesto esto también ocurre cuando nos planteamos hacer una formación. Hace unos días uno de nuestros clientes me contaba que por un curso de 8 horas le habían pedido 350 euros, se trataba de un curso de Excel, él necesita aprender a manejar bien tablas dinámicas y de momento era el único curso que le había gustado.

Mi consejo fue, “si realmente es un curso que te va a permitir aprender lo que necesitas para tu trabajo, págalo”. ¿Por qué le digo esto?, la respuesta es tan sencilla como pensar que sabiendo hacer tablas dinámicas va a poder trabajar de manera más eficiente, solo en tiempo perdido dando vueltas al Excel, probablemente en solo este año 2019 ahorrará más de 40 horas de trabajo, lo que en coste supone con un salario medio una cantidad igual o incluso algo superior al precio del curso, pero además le va a dar mucho más rendimiento, en seguridad, en proyección de futuro, eliminación de errores, profesionalidad, etc.

Y qué decir si se trata de una formación por ejemplo de Ventas para una empresa. Supongamos que 8 comerciales reciben una formación en Técnicas de venta, que les hace tener (aunque sea solamente) un 5% más de facturación a cada uno de ellos, en números sería algo así como, suponiendo que están facturando 60.000 euros al año cada uno, incrementar en 3.000 euros que por los 8 participantes sería un total de 24.000 euros solo el primer año. Y todo por una formación que en el mercado puede rondar los 2.000 o 3.000 euros… Parece que la ecuación sale muy positiva.

En SDS training, pensamos que el precio de la formación debe ser el correcto, no entendemos que la formación deba ser “carísima”, (si es que eso se puede decir, ya que lo caro o barato no depende tanto de lo que cuesta si no de lo que recibo a cambio), pero tampoco creemos que deba ser “baratísima”, (igual concepto del anterior, y tirando de refranero “lo barato, sale caro…”).

Este año empieza con algunas preocupaciones por la evolución de la economía, tanto en España como en el mundo entero, por ello y con el deseo que nos mueve de facilitar el acceso a la formación de todos, vamos a mantener los precios de nuestras formaciones congelados, porque creemos que la formación (por supuesto la de calidad) es la llave que abre la puerta del futuro para el desarrollo y el crecimiento.

¿Has pensado en que te debes formar para seguir creciendo?