A cualquier persona que le hagamos esa pregunta te responderá que “por supuesto que sí”, pero sin embargo…la realidad es otra.

Hablo con muchas personas a lo largo del año y percibo una gran despreocupación por la formación, tanto individual como en las empresas. Si me dieran un euro por cada desempleado que le parece inútil hacer un curso viviría en las Vegas de mis rentas y si cada empresa que por no hacer formación pierde más de un 50% de los créditos de que dispone para formación tendría en las Vegas una casa con un campo de béisbol.

He llegado al convencimiento de que aunque la mayoría de personas piensa que la formación es positiva (tanto individualmente como desde el punto de vista de las empresas) existen varios miedos que hacen que se considere algo casi diría yo que superfluo o innecesario. Veamos un par de ellos.

El principal miedo es que no sea de calidad. Esta sensación es más que lógica, al fin y al cabo en este sector hay muchas opciones, que si online o presencial, en una pequeña empresa o en una súper consultora, bonificada o no…Recomendación, no te dejes guiar por el precio, busca el “feeling”, la experiencia, las garantías, el conocimiento, el compromiso, en definitiva el saber hacer, así encontrarás lo que buscas y no te darán gato por liebre.

Otro miedo más típico en empresas es “les formo y ellos se van”.  Qué decir ante esto….creo que la frase de H. Ford “solo hay algo más caro que formar a las personas y que se marchen; no formarlas y que se queden” responde plenamente a esta pregunta. Ahora piensa qué quieres que pase con tus colaboradores, la formación no solo motiva y crea sentimiento de valoración y pertenencia a la empresa. Sobre todo lo que debe hacer es que tus equipos sean cada vez mejores y más eficientes. Y al fin y al cabo, eso es lo que hace de las empresas verdaderos líderes del mercado.

A partir de aquí digamos que la pelota está en tu tejado, en el mercado hay muchas empresas de formación y muchas metodologías, no te rindas ante la desesperación de no encontrar la buena. Yo he comido en muchos restaurantes y no todos han sido buenos pero no por eso dejaré de ir a comer fuera de casa.

¿Has pensado qué debes aprender y dónde?

¿Quieres saber más información?