Cada vez que comenzamos un grupo de Hablar en público, tanto de los que convocamos nosotros, como de los que las empresas contratan para sus equipos, para equipos comerciales, técnicos que han de hacer presentaciones a sus clientes ya sean pre o post venta, oímos frases como estas:

“Me pongo nervioso”, “voy a quedarme en blanco”, “el público se reirá de mí”, “es muy difícil”, “no valgo para esto”, “me falta el aire”, “no soporto que me hagan preguntas”, “seguro que saben más que yo”, etc. etc. etc.

Pues bien, en nuestra opinión todo esto, y espero que se entienda bien, es una gran mentira, porque hablar en público es mucho más fácil y muchísimo más divertido de lo que se suele pensar, además de ser una gran herramienta para el desarrollo profesional y personal. 

Te proponemos algunos consejos que seguro te pueden ayudar a ser mejor comunicador.

Sobre tus pensamientos: 

  • Toma verdadera consciencia de que sabes de lo que hablas y que además, en la mayoría de los casos, habrás podido preparar al menos un esquema de qué es lo esencial del mensaje.
  • Maneja tus expectativas, no se trata de ser Obama o Steve Jobs, enfócate en ti, en cambiar cualquier pensamiento negativo por uno positivo, ten por seguro que la mayoría de las personas que te escuchan (en realidad diría que todas), no tienen la más mínima intención de machacarte por lo que digas o cómo lo digas.
  • Asume que el que habla es protagonista, seas tímido o extrovertido, al hablar te conviertes en el centro de las miradas y eso lejos, lejos, lejos, de ser malo, es bueno porque te da la oportunidad de mostrar a todos, lo mucho que seguro puedes aportar.

Sobre el proceso de comunicación:

  • Acuérdate que no es tanto lo que se dice, sino cómo se dice lo que se dice, tu objetivo debe ser trasmitir pasión y emoción en lo que dices, aunque de lo que hables puedas pensar que es un “tostón”, lo será mucho más si no lo trasmites con esa pasión necesaria.
  • Tu voz, sea bonita o no, es la herramienta clave, todo aquel que sabe esto triunfa al hablar en público. Las pausas son una verdadera maravilla, entre otras ventajas servirá para generar interés y poder reflexionar sobre lo dicho. La otra gran utilidad de la voz es la tonalidad y el volumen, se pueden hacer espectaculares combinaciones de ambas y con ello lograr que el público se meta al 100% en lo que le estamos diciendo, y además entienda el verdadero sentido con que dices cada cosa.
  • Tu cuerpo comunica todo el tiempo, desde que te levantas, o desde que tomas la palabra y aún antes cuando estás en el lugar de la comunicación, ya eres el centro de atención por tanto, sé estratégico con lo que tu cuerpo dice, ayuda a los demás a entenderte, no solo con los gestos de tu cara o con las manos, sino ten en cuenta que además tienes un cuerpo que puede comunicar mucho, utilízalo. Eso sí, ten cuidado de no pasarte ni quedarte corto. 
  • Ten en cuenta también tu rol en esa situación y el contexto en el que estás, ser estratégico comunicando te obliga a saber estar en la situación.
  • Mira a la cara de las personas a las que te diriges y procura sonreír, nosotros siempre decimos que “la mirada tiende puentes de comunicación y la sonrisa tira barreras de incomunicación”.

Y una cosa más, ten una actitud de “auto escaneo”, muchas personas no saben a donde miran, qué hacen con las manos, a qué velocidad hablan, si dicen o no muletillas, etc. y esto es porque dejan que los nervios les bloqueen. Pues bien, haz un “auto escaneo” continuo, verifica qué posición tienes, que expresión pones, qué estás haciendo con la voz, qué hacen tus manos, cómo te mueves, cómo está recibiendo el público el mensaje, si lo entienden o no, y seguro que así alcanzarás tu objetivo.

Si quieres profundizar más en todo esto y desarrollar tus habilidades comunicativas, te esperamos en SDS training, y no te dejes engañar, hablar en público es muy divertido.

MENU
SDS Training
CURSOS